Página de inicio > Nuestras acciones > Bolivia

Bolivia

Los dos tercios de las 600.000 explotaciones agrícolas de Bolivia son granjas familiares. El clima del Altiplano donde se encuentran la mayoría de estas granjas se ve afectado por lluvias escasas y por heladas frecuentes. La falta de agua y la baja de la fertilidad del suelo generan una disminución de la productividad de las explotaciones. La superficie cultivable está a cada vez más fragmentada. Los ingresos de los campesinos están así en constante descenso. Las principales consecuencias de todo esto son problemas de malnutrición y un desplazamiento de los hombres hacia las ciudades.

Durante estos últimos años, las autoridades bolivianas hicieron hincapié sobre la comercialización y el cultivo en vista a la exportación. Esta política favoreció el monocultivo de patatas, quínoa o cebada. Se fueron abandonando las explotaciones agrícolas tradicionales y los cultivos hortícolas. La dependencia de los productores a los insumos (fertilizantes, semillas…) y a los mercados fue creciendo de esta forma.

La intervención de ADG y de sus interlocutores bolivianos tiene como objetivo el contribuir a reforzar la soberanía alimenticia de las familias campesinas. Las principales acciones elaboradas son:

  • el establecimiento de « Huertas Agroecológicas » en las escuelas que integren la producción de hortalizas y su valorización en la alimentación ;
  • el desarrollo de una producción agroecológica que favorezca la mejoría de las capacidades de adaptación de las poblaciones a los cambios climáticos ;
  • la promoción y la comercialización de los productos agroecológicos en los mercados locales ;
  • el fomento de las capacidades de las organizaciones comunitarias, de los comités locales en alimentación y de las asociaciones de productores agroecológicos.

Hoy día, unos 4.500 niños, adolescentes, profesores y miembros de familias campesinas dentro de unas 18 comunidades se ven beneficiadas por estas acciones.